PARTE I: LA RETROALIMENTACIÓN

Hoy les quiero compartir una reflexión que realice después de leer el nuevo decreto de evaluación, el decreto 67/2018, el cuál plantea tres puntos importantes: una transición desde una repitencia automática a una repitencia como medida excepcional, y todo lo que ello conlleva para el equipo docente y directivo de cada establecimiento, dar un lugar preponderante a la retroalimentación de los procesos pedagógicos, dar un mayor énfasis a la evaluación formativa. Me voy a quedar con estas 2 ideas para plantear mi reflexión, postura, crítica y aportes para implementar el decreto 67.

No voy a expandirme en largas explicaciones ni definiciones, sino que vamos a la práctica, Hoy les hablare sobre la retroalimentación:

RETROALIMENTACIÓN

  • Lo más probable es que todos pensemos de inmediato que la retroalimentación se realiza después de cada evaluación. Me parece una idea valida, pero sin embargo, me pregunto ¿qué tipo de retroalimentación estamos realizando? y ¿cómo llegamos a realizar un buen análisis de la evaluación para realizar una retroalimentación que me sirva para adecuar mi planificación y así tener el sentido pedagógico que se requiere?, ¿por qué pregunto esto?
    • Primero, ¿todos los docentes realizan esa retroalimentación?, ¿está incorporada dentro de mi planificación?, ¿se destinan los tiempos para llevarla a cabo?
    • Segundo, ¿cuándo debería realizar la retroalimentación, la clase siguiente, la próxima semana o al finalizar la unidad?
    • Tercero, ¿cuento con la expertiz, tiempo y herramientas para realizar un análisis correcto de una evaluación?

Ejemplo de reporte tipo SIMCE.

PARTE DE MI TRABAJO

Yo en mis 6 años de dirección de un establecimiento educacional realice diversas herramientas para apoyar la labor de mi equipo docente, con la finalidad de alivianar su carga administrativa y que ese tiempo lo destinaran a potenciar sus clases. En una de las reflexiones pedagógicas realice un taller, el cual se trataba de obtener un análisis detallado de una evaluación, para ello utilice como ejemplo 5 alumnos, una evaluación de selección múltiple de 10 preguntas con una tabla de especificación que incluía 3 objetivos de aprendizaje a evaluar. El taller consistía en responder algunas preguntas, como por ejemplo: ¿Calcular el porcentaje de aprobación de cada objetivo?, ¿cuál fue el objetivo que tuvo menos porcentaje de aprobación y cuál el mayor?, ¿Calcular las calificaciones al 60% de exigencia?, de los alumnos con más baja calificación, ¿Cuál o cuáles fueron los objetivos de aprendizajes con menos porcentaje de aprobación?, ¿qué pregunta tuvo menos porcentaje de aprobación y cuál fue la alternativa que más escogieron los alumnos? Este taller, el cual involucra 10 preguntas y solo 5 alumnos, mis docentes no fueron capaz de responderlo en 1 hora de trabajo, a qué es lo que voy con ello, hoy en cada establecimiento educacional no se trabaja con 5 alumnos, sino de 35 hacia arriba, las evaluaciones de selección múltiple no son de 10 preguntas, sino de 20 en adelante. Ahora como obtengo toda esta información que se requería para responder cada pregunta planteada en el taller, ¿cuánto tiempo necesito? Y lo que es peor aún ¿cómo lo hago?, ¿quién me enseña a hacerlo?, ¿cómo puedo hacerlo de manera óptima?

Creo que una buena retroalimentación requiere de un buen análisis, y parte de la preguntas del taller apuntaban a ello, no es suficiente revisar la evaluación con todos los alumnos a la clase siguiente, sino que debo tener el conocimiento de que ciertos alumnos tienen deficiencia en tal objetivo y lo puedo trabajar de manera específica con el apoyo del equipo de aula, debo reconocer que una pregunta fue mal planteada, lo que llevo a la equivocación de los alumnos, debo adecuar mi planificación si 2 de los 3 objetivos evaluados no alcanzaron un 40% de aprobación por el curso, repasar los contenidos con énfasis en esos objetivos y nuevamente evaluar. Esta es mi reflexión sobre la retroalimentación y mi crítica va hacia los equipos directivos, ya con la ley 20.903 se aumentaron las horas no lectivas, así que el sistema en cierto punto ha respondido, ahora les toca a los equipos directivos realizar una buena labor con esas horas.

MIS PROPUESTAS

  1. Incorporar en el libro de clases no solo las calificaciones sino también los objetivos que fueron evaluados. Para partir con algo, ya que con ese simple detalle podremos saber cómo equipo directivo el promedio de esa evaluación y si este promedio fue bajo, entonces los objetivos nombrados no fueron aprendidos de manera correcta. Fácil y sencillo.
  2. Revisar los programas de estudios, cada objetivo y sus indicadores en conjunto con otros docentes del área y así crear un plan de evaluación para alcanzar dichos objetivos y desde este plan ajustar las planificaciones. Ya que primero se planifica y después se evalúa lo que se trabajó en las clases, lo que muchas veces no es lo que me permite alcanzar el objetivo planteado o no posee la exigencia necesaria establecida por los indicadores.
  3. Aquí les comparto un link con una planilla que cree para trabajar con mis docentes y así la puedan utilizar libremente, esta les permitirá obtener información relevante de sus evaluaciones y así realizar una retroalimentación más informada. Descargar AQUÍ.
  4. Y para los que requieren de mayor optimización y reportes por evaluación les comento que tenemos la plataforma EVALUA2, una plataforma que permite realizar evaluaciones de manera ONLINE o de manera física en el aula con el vaciado de respuestas después en la plataforma, esta entrega 6 reportes por evaluación:
  • Informe por preguntas, el cual me dice las preguntas acertadas y erróneas de cada alumno. (Nos permite tener una primera impresión de cada alumno si cruzamos los resultados con la tabla de especificaciones)
  • Informe de resumen por pregunta, este reporte entrega la cantidad de alumnos que contesto correctamente la pregunta y cuantos de manera incorrecta, además del porcentaje alcanzado por en cada alternativa. (Nos permite ver si la pregunta fue mal planteada o si hay algún error conceptual)
  • Informe tipo SIMCE, es un reporte más general que entrega la cantidad de respuestas acertadas y equivocadas de cada alumno, además de la calificación al 60% de exigencia (este se puede aumentar o disminuir en la misma plataforma), un puntaje proyectivo SIMCE, nivel de logro del alumno (Insuficiente, Elemental o Adecuado, según los estándares) y el puntaje SIMCE promedio curso y calificación promedio también.
  • Informe PME, este reporte entrega la cantidad de alumnos en cada rango (Bajo, Medio Bajo, Medio Alto, Alto) de cada Eje temático u Objetivo evaluado.
  • Informe PME en DETALLE, este reporte indica el porcentaje de logro y nivel alcanzado de cada alumno en cada uno de los ejes u objetivos evaluados.
  • Remedial, como si fuera poco, nuestra plataforma entrega una evaluación remedial, con 7 preguntas, para cada alumno, en base a las preguntas que tuvieron incorrectas, y esta evaluación es en formato de desarrollo no con alternativas.

Ejemplo de reporte de resumen de preguntas

Ejemplo de reporte de por preguntas.

CONCLUSIÓN

Como se puede ver, hay opciones para poder incorporar el decreto 67 de una manera adecuada, sin mayor gasto ni esfuerzo. Ahora si quiere obtener mejores resultados lo animo a incorporar en su plan de mejoramiento nuestra plataforma EVALUA2 y con ello podrá realizar una toma de decisiones más informada, una retroalimentación a tiempo, ya que los reportes son instantáneos y así adecuar su planificación y obtener mejores resultados. Sus alumnos y docentes se lo agradecerán.

Comparte esta información con tus amigos ...
Share on Facebook
Facebook
0Share on LinkedIn
Linkedin

3 comentarios en «DECRETO 67, ¿Y AHORA QUIEN PODRÁ AYUDARME? – PARTE I: LA RETROALIMENTACIÓN»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.